Capítulo 20: “Desnudos y descalzos…para vergüenza de Egipto”


Isaías: Los tiempos del cumplimiento, un comentario versículo por versículo por Iván D. Sanderson, está disponible en forma impresa en Deseret Book y Amazon.com y como un e-libro en español y en inglés para Kindle.

Para ver los comentarios de cada capítulo de Isaías, asi como cada introduccion, desplácese hacia abajo y encuentre, en la columna de la derecha en la pantalla, una lista de todos los capítulos debajo de la seccion “Categorías“. Haga clic en el capítulo que desea leer ===>


En el capítulo 20 Isaías predice que Asiria invadiría a Egipto y le traería deshonra. Esto se refiere tanto al antiguo Egipto como a su contraparte moderna, los Estados Unidos de America.[1]

El versículo 1 establece el tiempo en el que Isaías recibió esta profecía: “El año en que vino Tartán a Asdod, cuando le envió Sargón, rey de Asiria, y peleó contra Asdod y la tomó”— Esta batalla ocurrió alrededor del año 711 aC.[2] Asdod era una ciudad en el norte de Filistea donde se fomentó un movimiento de resistencia contra Asiria.[3] “Tartán” significa “mariscal de campo”, cuyo nombre no se da. El Gran Rollo de Isaías lo traduce como “comandante en jefe”.[4]

El versículo 2 continúa la frase: “en aquel tiempo habló Jehová por medio de Isaías hijo de Amoz, diciendo: Ve y quita el cilicio de tus lomos y quita el calzado de tus pies. Y lo hizo así, andando desnudo y descalzo”. El Señor manda a Isaías que viva una parábola— para que sea un símbolo de ciertos acontecimientos que habrán de venir.

Hoy en día el andar desnudo y descalzo en público está en violación de los límites permitidos por la sociedad, pero aparentemente la desnudez era vista de manera distinta en el mundo de Isaías. Tal como lo demuestra el  rey Saúl:

“y también vino sobre él el espíritu de Dios, e iba profetizando hasta que llegó a Naiot, en Ramá.
“Y él también se quitó sus vestidos y profetizó igualmente delante de Samuel; y cayó desnudo todo aquel día y toda aquella noche. De aquí se dijo: ¿También Saúl entre los profetas?”[5]

Miqueas, un profeta del Antiguo Testamento, al prever la destrucción de Samaria y Jerusalén por los babilonios, sintió una profunda pena. Dijo: “Por tanto, lamentaré, y aullaré, y andaré despojado y desnudo…”.[6]

La desnudez fue aparentemente una práctica común entre los profetas de ese día. La Grecia antigua fue notable por permitir la desnudez pública; los participantes en las antiguas olimpiadas estaban desnudos. La palabra “gimnasio” viene del griego, significando “un lugar para entrenar desnudo”.[7] La desnudez de Isaías, aparentemente, no servía más que para ayudarle a comenzar una conversación, para darle una oportunidad de hablar de la humillación predicha de Egipto a manos de Asiria.

Este acontecimiento predicho se describe en  los versículos 3 y 4. El versículo 3 comienza: “Y dijo Jehová: De la manera que anduvo mi siervo Isaías desnudo y descalzo tres años como señal y prodigio sobre Egipto y sobre Etiopía”—

El versículo 4 continúa la misma oración: “así llevará el rey de Asiria a los cautivos de Egipto y a los desterrados de Etiopía, a jóvenes y a ancianos, desnudos, y descalzos y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto”. El cumplimiento de esta profecía ocurrió durante la vida de Isaías, cuando los asirios derrocaron la rebelión que empezó en Asdod. El mensaje de Isaías a Judá fue de no participar con Asdod y Egipto en la rebelión contra Asiria.[8] En tiempos modernos, los Estados Unidos serán derrotados militarmente por la superpotencia moderna representada como Asiria. Los acontecimientos de los que este antiguo acontecimiento son un símbolo pueden marcar el fin del dominio militar de los Estados Unidos, después del desarrollo de los acontecimientos descritos por Isaías en el capítulo 19.[9]

El versículo 5 continúa: “Y se turbarán y avergonzarán a causa de Etiopía, su esperanza, y a causa de Egipto, su gloria”. La gloria de Egipto, como se usa aquí, significa la fuerza militar.[10] En otras palabras, la  gente de Judá se afligiría por el poder de Asiria, disipando esperanza alguna de ayuda del equivalente moderno de Egipto y Etiopía.[11]

Los versículos 4 y 5 contienen un quiasma:

A: (4) así llevará el rey de Asiria a los cautivos de Egipto
B: y a los desterrados de Etiopía,
C: a jóvenes y a ancianos,
D: desnudos, y descalzos
D: y descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto.
C: (5) Y se turbarán y avergonzarán
B: a causa de Etiopía, su esperanza,
A: y a causa de Egipto, su gloria

“Desnudos, y descalzos” se correlaciona con “descubiertas las nalgas para vergüenza de Egipto”. El quiasma nos deja poca duda del propósito literal de “desnudos, y descalzos”.

El versículo 6 describe el desánimo que enfrentaría el pueblo de Judá: “Y dirá en aquel día el habitante de esta costa: He aquí, tal ha sido nuestra esperanza, a la que nos acogimos buscando socorro para ser librados de la presencia del rey de Asiria; ¿y cómo escaparemos?” Con Egipto derrotado y humillado, Judá se preguntaría dónde podría buscar ayuda cuando Asiria la amenace.

El mensaje de Isaías es que Juda podía haber escapado de la humillación y la esclavitud únicamente a través del Señor. Asimismo, los Estados Unidos de América pueden escapar de la humillación y derrota únicamente si establecen una alianza con el Señor.

Notas


[1]. Avraham Gileadi, The Book of Isaiah: A new translation with interpretive keys from the Book of Mormón [El Libro de Isaías: Una Nueva Traducción con Claves Interpretativas del Libro de Mormón]: Deseret Book Co., Salt Lake City, Utah, 1988, pág. 72-76.
[2]. Véase Isaías 20:1, nota al pie de página 1a.
[3]. Victor L. Ludlow, Isaiah: Prophet, Seer, and Poet [Isaías: Profeta, Vidente, y Poeta]: Deseret Book Company, Salt Lake City, Utah, 1982, pág.222-223.
[4]. Donald W. Parry, Harmonizing Isaiah [La Armonización de Isaías]: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS) [Fundación para Investigación Clásica y Estudios Mormones] en Brigham Young University, Provo, Utah, EE.UU., 2001, pág. 94.
[5]. 1 Samuel 19:23-24.
[6]. Miqueas 1:8.
[7]. Ernest Klein, A Comprehensive Etymological Dictionary of the English Language [Un Diccionario Comprensivo Etimológico del Idioma Inglés] : Elsevier Publishing Company, New York, 1971, pág. 327.
[8]. Ludlow, pág. 223-224.
[9]. Isaías 19; véase también su respectivo comentario.
[10]. Véase Isaías 8:7; 10:18; 16:14; 17:3-4; 21:16-17; 22:18; 66:12.
[11]. Véase Isaías 20:5, nota al pie de página 5a.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Capítulo 20 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Capítulo 20: “Desnudos y descalzos…para vergüenza de Egipto”

  1. R.J. RUDAS dijo:

    gracias por su escrito, siempre aprendemos algo nuevo

  2. R.J. RUDAS. de barranquilla-colombia dijo:

    Realmente bastante enrriquecedor

  3. Andres Pablo dijo:

    Siempre aprendemos algo nuevo con los signos y simbolos.Gracias Hnos .Dios los Bendiga

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s