Capítulo 23: “Profecía sobre Tiro: Aullad, naves de Tarsis”


Isaías: Los tiempos del cumplimiento, un comentario versículo por versículo por Iván D. Sanderson, está disponible en forma impresa en Deseret Book y Amazon.com y como un e-libro en español y en inglés para Kindle.

Para ver los comentarios de cada capítulo de Isaías, asi como cada introduccion, desplácese hacia abajo y encuentre, en la columna de la derecha en la pantalla, una lista de todos los capítulos debajo de la seccion “Categorías“. Haga clic en el capítulo que desea leer ===>


El capítulo 23 consta de una profecía con respecto al derrocamiento de Tiro y de Sidón y su consiguiente restablecimiento. Tiro está situado aproximadamente a 57 kilómetros (35 millas) al noroeste del mar de Galilea en las orillas del mar Mediterráneo;[1] fue un puerto marítimo importante y un centro de comercio para Siria, y antes para Fenicia. El nombre significa “roca”, o “lugar rocoso”.[2] Sidón fue su ciudad hermana, situada hacia el norte de Tiro a lo largo de la costa mediterránea.[3] El nombre significa “ciudad de los pescadores”;[4] la pesca era una industria importante. Sidón era la ciudad principal de Fenicia.

Tiro y Sidón serían derrocadas por los babilonios; después de un cierto período de tiempo Tiro, en particular, sería restablecida para cumplir los propósitos del Señor.

En el principio del versículo 1, “Profecía sobre Tiro” se predice la destrucción de la ciudad. El versículo continúa: “Aullad, naves de Tarsis, porque destruida es Tiro hasta no quedar casa ni lugar por donde entrar; desde la tierra de Quitim les es revelado”. “Naves de Tarsis” vino a ser utilizado para describir los buques más grandes, capaces de hacer largos viajes.[5] Tarsis es probablemente Tartessus de la España antigua.[6] La gente en estas naves grandes que vino de lugares diversos se pondría de luto al saber de la destrucción de Tiro, en la cual no se dejó ninguna casa en pie. Ellos oirían estas nuevas en un puerto intermedio, Quitim, el cual es Chipre moderno—una isla al noroeste de Tiro en el Mediterráneo, poblada inicialmente por habitantes de Tiro.[7]

El versículo 2 dice: “Callad, moradores de la costa, mercaderes de Sidón, que pasando el mar te abastecían”. El Gran Rollo de Isaías presenta “…Sidón, cuyos mensajeros pasaron la mar …”.[8] “La costa” se refiere a Sidón y sus aldrededores. “Callad” significa estar en silencio, o dejar estupefacto, al escuchar las noticias.[9] El uso de pronombres singulares así como plurales indica que Isaías primero se dirigió a los habitantes de la isla como miembros de un grupo, y luego como a una sola entidad.

Los versículos 1 y 2 contienen una estructura paralela con elementos opuestos: “Aullad, naves de Tarsis” se opone a “Callad, moradores de la costa”, y “porque destruida es” es opuesta a “que pasando el mar te abastecían”.

En el versículo 3 Isaías describe la base económica de Tiro: “Y el grano de Sihor, la cosecha del Nilo, cerca de las muchas aguas, es su ingreso. Era también mercado de las naciones”. “la cosecha del Nilo” significa trigo del valle del Nilo.[10] Tiro compró trigo de Egipto y lo vendió a muchas naciones. “Mercado de las naciones” describe la atmósfera festiva de los comerciantes de muchas naciones que se juntaban allí para hacer negocios.

El versículo 4 describe la profunda pena de Sidón a causa de la destrucción de Tiro: “Avergüénzate, oh Sidón, porque el mar ha hablado; la fortaleza del mar habló, diciendo: Nunca he estado de parto, ni he dado a luz, ni he criado jóvenes ni doncellas”. Sidón se apenaría por la caída de Tiro, su ciudad hermana. El mar es insensible e implacable; no cargaría ningún dolor por Tiro ni sus habitantes asesinados.

El versículo 5 dice: “Cuando llegue la noticia a Egipto, tendrán dolor por las nuevas de Tiro”. Cuando la palabra de la destrucción de Tiro alcance a Egipto, éste será afligido por las noticias.[11]

Los versículos 6 y 7 describen el escape de algunos de los habitantes de Tiro. El versículo 6 declara: “Pasaos a Tarsis; aullad, moradores de la costa”.[12] “La costa” en este versículo otra vez se refiere a Sidón y sus aldrededores.

El versículo 7 continúa: “¿No era ésta vuestra ciudad alegre, con muchos días de antigüedad? Sus pies la llevarán a morar lejos”. Los sobrevivientes de la región se irían a vivir lejos—tan lejos como Tarsis—después de la destrucción de Tiro.

El versículo 8 presenta una pregunta retórica: “¿Quién ha decretado esto contra Tiro, la que otorgaba coronas, cuyos mercaderes eran príncipes, cuyos comerciantes eran los nobles de la tierra?”[13] Tiro era una ciudad mundana, llena de las tradiciones y la iniquidad del mundo.

El versículo 9 da la respuesta a la pregunta presentada en el versículo 8: “Jehová de los ejércitos lo decretó para envilecer la soberbia de toda gloria y para abatir a todos los ilustres de la tierra”. La palabra hebrea traducida como “envilecer” significa “deshonrar”.[14]

El versículo 10 dice: “Pasa cual río de tu tierra, oh hija de Tarsis, porque no tendrás ya más fortaleza”. El Gran Rollo de Isaías presenta “Cultivad vuestra tierra como por un río …”.[15] La traducción de José Smith dice “no tendrás ya más fortaleza en ti”.[16] “Oh hija de Tarsis” significa la ciudad de Tiro, cuya base económica y cultural era el transporte marítimo; las naves de Tarsis trajeron mercancías, la riqueza y gente de diversas naciones, junto con las culturas de esas naciones. “No tendrás ya más fortaleza” significa que la base económica de Tiro sería destruida; los sobrevivientes tendrían que cultivar la tierra para subsistir.

En los versículos 11 y 12 Isaías declara que las acciones del Señor serían también contra la ciudad de Sidón. El versículo 11 dice: “Extendió su mano sobre el mar; hizo temblar los reinos; Jehová ha dado mandamiento contra Canaán que sus fortalezas sean destruidas”. El Señor causó que Tiro fuera destruida a causa de su iniquidad. Canaán fue destruida por los israelitas cuando entraron en su tierra prometida, la cual se permitió por causa de su maldad.

El versículo 12 continúa: “Y dijo: No te alegrarás más, oh tú, oprimida virgen, hija de Sidón. Levántate para pasar a Quitim, y aun allí no tendrás reposo”.[17] En este versículo el Señor incluye a Sidón en la profecía de la caída inminente de Tiro. “No te alegrarás más” significa “no te alegrarás en la iniquidad”. “Oprimida virgen” significa “ciudad bella, oprimida” por los invasores. “Hija de Sidón” significa la ciudad de Sidón, lo que indica su inclusión en la profecía de destrucción. Aún si los sobrevivientes se mudaran a Quitim (o, Chipre), no habría comodidad allí para ellos.

El versículo 13 revela los orígenes de Tiro y Sidón: “He aquí, la tierra de los caldeos; este pueblo no existía. Asiria la fundó para los que habitaban en el desierto; levantaron sus baluartes, despojaron sus palacios; él la convirtió en ruinas”. “Él”, en la frase final, se refiere a Asiria. “La tierra de los Caldeos” se refiere a la iniquidad de la ciudad de Babilonia; Isaías hace esta conexión previamente: “Y Babilonia, la gloria de los reinos, ornamento de la grandeza de los caldeos, será como cuando Dios destruyó a Sodoma y a Gomorra”.[18] Isaías repasa la historia de Babilonia, que como Tiro fue fundada por los Asirios. Las ciudades hermanas de Tiro y Sidón serían destruidas por Babilonia, la cual sería destruida por los medos.

El versículo 14 resume: “Aullad, naves de Tarsis, porque vuestra fortaleza ha sido destruida.” “Naves de Tarsis” significa la ciudad de Tiro, reflejando el mismo significado que en el versículo 10.

Los versículos 13 y 14 contienen un quiasma:

A: (13) He aquí, la tierra de los caldeos; este pueblo no existía.
B: Asiria la fundó para los que habitaban en el desierto;
C: levantaron sus baluartes,
C: despojaron sus palacios;
B: él la convirtió en ruinas.
A: (14) Aullad, naves de Tarsis, porque vuestra fortaleza ha sido destruida.

Isaías compara Tiro con “la tierra de los Caldeos”, o Babilonia. “Asiria la fundó” contrasta con “él la convirtió en ruinas”, para establecer que Asiria fundó la ciudad de Tiro y Babilonia la destruiría.

En el versículo 15, Isaías profetiza: “Y acontecerá en aquel día que Tiro será puesta en olvido por setenta años, como los días de un rey. Después de los setenta años, sucederá a Tiro como canción de ramera”. Después de su destrucción a manos de los babilonios, la ciudad estaría desolada durante setenta años pero entonces sería reedificada. Sin embargo, mientras se reconstruya la ciudad, la maldad antigua por la cual Tiro fue conocida se reanudaría.

El versículo 16 elabora: “Toma un arpa, recorre la ciudad, oh ramera olvidada; haz buena melodía, haz muchas canciones, para que seas recordada”. Así como una ramera va alrededor de la ciudad y canta para atraer pretendientes, los comerciantes de Tiro irían de nuevo entre las naciones circundantes para hacer “buena melodía” y reestablecer el comercio.

El versículo 17 describe la bondad del Señor hacia Tiro: “Y acontecerá que al fin de los setenta años visitará Jehová a Tiro, la cual volverá a su paga de ramera y otra vez fornicará con todos los reinos del mundo sobre la faz de la tierra”. Tiro continuaría comprando y vendiendo mercancías internacionalmente con la bendición del Señor, pero volvería luego a la maldad.

Los versículos 15 al 17 contienen un quiasma:

A: (15) Y acontecerá en aquel día
B: que Tiro será puesta en olvido por setenta años, como los días de un rey.
C: Después de los setenta años, sucederá a Tiro como canción de ramera.
D: (16) Toma un arpa,
D: recorre la ciudad,
C: oh ramera olvidada; haz buena melodía, haz muchas canciones,
B: para que seas recordada.
A: (17) Y acontecerá que al fin de los setenta años visitará Jehová a Tiro, la cual volverá a su paga de ramera y otra vez fornicará con todos los reinos del mundo sobre la faz de la tierra.

“Tiro será puesta en olvido por setenta años” contrasta con “para que seas recordada”, indicando que Tiro sería olvidada y luego recordada. El quiasma predice la destrucción de Tiro y su reedificación después de setenta años, y luego el reestablecimiento del comercio.

El versículo 18 explica por qué el Señor permitiría el restablecimiento de Tiro: “Pero su comercio y su paga de ramera serán consagrados a Jehová; no se almacenarán ni se atesorarán, porque su ganancia será para los que habiten delante de Jehová, para que coman hasta saciarse y se vistan con ropas finas”.[19] La reconstrucción de Tiro serviría un propósito útil para el Señor;[20] su mercancía proporcionaría alimento y ropa duradera para los justos mientras que el templo en Jerusalén fuera reconstruido.[21]

Notas


[1]. Véase Mapa Bíblico 1.
[2]. F. Brown, S. Driver, y C. Briggs, The Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon [Léxico Hebreo e Inglés de Brown, Driver y Briggs]: Hendrickson Publishers, Peabody, MA, 01961‑3473, 1996, Número de Strong 6865, pág. 862. Compárese Bible Dictionary [Diccionario bíblico]—Tiro.
[3]. Véase Mapa Bíblico 2.
[4]. Bible Dictionary—Sidon [Diccionario bíblico—Sidón].
[5]. Bible Dictionary—Ship, maritime [Diccionario bíblico—Nave, marítimo].
[6]. Bible Dictionary—Tarshish [Diccionario bíblico—Tarsis].
[7]. Donald W. Parry, Jay A. Parry y Tina M. Peterson, Understanding Isaiah [Entendiendo a Isaías]: Deseret Book Company, Salt Lake City, Utah, 1998, pág. 206-207.
[8]. Donald W. Parry, Harmonizing Isaiah [La Armonización de Isaías]: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS) [Fundación para Investigación Clásica y Estudios Mormones] en Brigham Young University, Provo, Utah, EE.UU., 2001, pág. 102.
[9]. Brown et al., 1996, Número de Strong 1826, pág. 198.
[10]. Brown et al., 1996, Número de Strong 2233, pág. 282 (seed); Número de Strong 7883, pág. 1009 (Sihor).
[11]. Véase también Isaías 23:5, nota al pie de página 5a.
[12]. Los versículos 1 al 6 contienen un quiasma: Aullad, naves de Tarsis… moradores de la costa/Sidón…el mar/del Nilo/las muchas aguas/Sidón…el mar/Tarsis; aullad, moradores de la isla.
[13]. Los versículos 7 y 8 contienen un quiasma: Ciudad alegre/con muchos días de antigüedad/la llevarán a peregrinar lejos/Quién ha decretado esto contra Tiro/la que otorgaba coronas.
[14]. Brown et al., 1996, Número de Strong 2490, pág. 319.
[15]. Parry, Harmonizing Isaiah [Armonizando a Isaías], 2001, pág. 103.
[16]Joseph Smith’s “New Translation” of the Bible [Una “Nueva Traducción” de la Biblia por José Smith]: Herald Publishing House, Independence, Missouri, 1970, pág. 200.
[17]. Los versículos 10 al 12 contienen un quiasma: Pasa cual río de tu tierra/hija de Tarsis/no tendrás ya más fortaleza/hizo temblar los reinos/Jehová ha dado mandamiento/sus fortalezas sean destruidas/no te alegrarás más/hija de Sidón/ pasar a Quitim.
[18]. Isaías 13:19.
[19]. El versículo 18 contiene un quiasma: Pero su comercio y su paga/consagrados a Jehová/no se almacenarán ni se atesorarán/su ganancia/que habiten delante de Jehová/para que coman hasta saciarse y se vistan con ropas finas.
[20]. Isaías 13:18, nota al pie de página 18a.
[21]. Véase Nehemías y Esdras; también Bible Dictionary—Chronology [Diccionario bíblico—Cronología].

Esta entrada fue publicada en Capítulo 23 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s