Capítulo 61: “Me ha ungido Jehová para proclamar buenas nuevas a los mansos…a vendar a los quebrantados de corazón”


Isaías: Los tiempos del cumplimiento, un comentario versículo por versículo por Iván D. Sanderson, está disponible en forma impresa en Deseret Book y Amazon.com y como un e-libro en español y en inglés para Kindle.

Para ver los comentarios de cada capítulo de Isaías, asi como cada introduccion, desplácese hacia abajo y encuentre, en la columna de la derecha en la pantalla, una lista de todos los capítulos debajo de la seccion “Categorías“. Haga clic en el capítulo que desea leer ===>


Isaías comienza el Capítulo 61 con una  declaración que describe el ministerio del Señor Jesucristo y, como símbolos, el propio ministerio profético de Isaías y los deberes cristianos de todos los discípulos del Señor en cada época. La clave al principio del pasaje es seguida  por una profecía de la restauración en los últimos días y la edificación de Sión y de Israel. El capítulo concluye con un cántico de salvación, expresado por Isaías. Doctrina y Convenios y el Libro de Mormón proveen claves importantes para entender este capítulo.

En los versículos 1 al 3 Isaías describe la misión del Salvador en llevar a cabo la expiación. Estas mismas descripciones también reflejan los propósitos del ministerio profético de Isaías y la misión de los discípulos del Señor. El versículo 1 comienza: “El espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ha ungido Jehová para proclamar buenas nuevas a los mansos; me ha enviado a vendar a los quebrantados de corazón, a proclamar libertad a los cautivos y a los prisioneros apertura de la cárcel”— El Gran Rollo de Isaías omite “el Señor”, para presentar “El espíritu de Jehová está sobre mí …”.[1] El Señor es llamado a predicar buenas nuevas a los que están dispuestos a ser enseñados, y para liberar a los que están limitados por la ignorancia y el pecado.

El pueblo del Señor en todas las generaciones comparte la responsabilidad con el Señor para proclamar el evangelio y perfeccionar a los santos. La responsabilidad adicional de redimir a los muertos—realizando las ordenanzas a favor de los muertos en los templos sagrados—inicialmente fue dada a los siervos del Señor después de la resurrección de Cristo,[2] pero en particular en los últimos días.[3]

El versículo 2 continúa: “a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová y el día de la venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los que lloran”— Una oportunidad para el arrepentimiento ha sido proporcionada por el Señor, mientras aquellos que no se arrepientan serán sometidos a la ira y el castigo del Señor. Además, el Señor proporciona la resurrección universal de los muertos, dando gran consuelo a los de todas las edades quienes lloran la pérdida de familiares amados difuntos.

El día de la venganza, cuando todos los que no se arrepientan serán talados de la tierra—acercándose el fin del “año de la buena voluntad de Jehová” cuando el arrepentimiento sería  concedido—ocurrirá en un tiempo precediendo a la Segunda Venida del Señor.[4] En cuanto al día previsto de la venganza, el Señor resucitado dijo a los nefitas:

“Porque sucederá, dice el Padre, que en aquel día talaré de entre mi pueblo a cualquiera que no se arrepienta y venga a mi Hijo Amado, oh casa de Israel.
“Y ejecutaré venganza y furor sobre ellos, así como sobre los paganos, tal como nunca ha llegado a sus oídos.
“Pero si se arrepienten y escuchan mis palabras, y no endurecen sus corazones, estableceré mi iglesia entre ellos; y entrarán en el convenio, y serán contados entre este resto de Jacob, al cual he dado esta tierra por herencia.
“Y ayudarán a mi pueblo, el resto de Jacob, y también a cuantos de la casa de Israel vengan, a fin de que construyan una ciudad que será llamada la Nueva Jerusalén” (énfasis añadido).[5]

El Señor Jesucristo citó los versículos 1 y 2 durante Su ministerio mortal en la sinagoga de Nazaret, según lo registrado por Lucas:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos
“y dar vista a los ciegos; a poner en libertad a los quebrantados, a predicar el año agradable del Señor”.[6]

Lucas continúa: “Y comenzó [Jesús] a decirles[a los que estuvieron en la sinagoga]: Hoy se ha cumplido esta Escritura en vuestros oídos”.[7] La declaración de Jesús significa que la escritura se aplica a Él—Fue enviado por Dios el Padre para predicar, sanar y liberar. El propósito de Jesús en citar este pasaje fue proclamar que Él era el Mesías prometido; con esto queda claro el significado de Isaías de este pasaje como un símbolo del Mesías.

Jesús aludió al versículo 2 en el Sermón del Monte: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación”.[8]

La restauración de la vista a los ciegos tiene dos significados. En el capítulo 29, Isaías describe bendiciones espirituales que se derramarían por causa de la venida del Libro de Mormón: “Y en aquel día los sordos oirán las palabras del libro, y los ojos de los ciegos verán en medio de la oscuridad y de las tinieblas”.[9]

El significado espiritual es que a los que son sordos y ciegos espiritualmente se les dará la facultad de comprender las cosas espirituales debido al contenido del libro. Tanto la restauración y curación física como el entendimiento y la entrega del poder espiritual se aplican al ministerio terrenal del Señor Jesucristo, mientras que el sentido espiritual se aplica al llamamiento de Isaías y la misión de los justos en toda época.

El significado de la frase “proclamar libertad a los cautivos” se trata en varios lugares en Doctrina y Convenios. Joseph F. Smith, en su visión de la redención de los muertos y el ministerio del Señor Jesucristo en el mundo de los espíritus durante los tres días cuando Su cuerpo yacía en la tumba, dijo: “E Isaías, el cual declaró por profecía que el Redentor fue ungido para sanar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y la apertura de la cárcel a los presos, también [estaba] allí”.[10]

Joseph F. Smith explicó además:

“Mientras esta innumerable multitud [los que estaban en el mundo de los espíritus] esperaba y conversaba, regocijándose en la hora de su liberación de las cadenas de la muerte, apareció el Hijo de Dios y declaró libertad a los cautivos que habían sido fieles;
“y allí les predicó el evangelio sempiterno, la doctrina de la resurrección y la redención del género humano de la caída, y de los pecados individuales, con la condición de que se arrepintieran”.[11]

El Profeta José Smith, en la descripción de su gran visión de la salvación de la humanidad, testificó:

“Y también [son herederos de la salvación] los que son los espíritus de los hombres encerrados en prisión, a quienes el Hijo visitó y predicó el evangelio, para que fuesen juzgados según los hombres en la carne; quienes no recibieron el testimonio de Jesús en la carne, mas después lo recibieron”.[12]

En cuanto a la obra de la redención de los muertos, por la cual las ordenanzas de salvación se proporcionan para los que han pasado de esta vida mortal sin recibirlas, el Profeta José también proclamó:

“Hermanos, ¿no hemos de seguir adelante en una causa tan grande? Avanzad, en vez de retroceder. ¡Valor, hermanos; e id adelante, adelante a la victoria! ¡Regocíjense vuestros corazones y llenaos de alegría! ¡Prorrumpa la tierra en canto! ¡Alcen los muertos himnos de alabanza eterna al Rey Emanuel que, antes de existir el mundo, decretó lo que nos habilitaría para redimirlos de su prisión; porque los presos quedarán libres!”.[13]

La liberación de los cautivos no se refiere sólo a la obra salvadora del Señor Jesucristo en proporcionar la expiación, por la cual la muerte es superada y el perdón de los pecados se hace posible— también refleja la obra en los templos sagrados de proveer las ordenanzas de salvación para los que no las recibieron durante su estancia terrenal.

Los versículos 1 y 2 contienen un quiasma:

A: (1) El espíritu de Jehová el Señor está sobre mí,
B: porque me ha ungido Jehová
C: para proclamar buenas nuevas a los mansos;
D: me ha enviado a vendar a los quebrantados de corazón,
D: a proclamar libertad a los cautivos
C: y a los prisioneros apertura de la cárcel;
B: (2) a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová
A: y el día de la venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los que lloran—

El mensaje de este quiasma es que la misión del Señor—así como la de Isaías y los seguidores justos del Señor—es llevar a cabo el saneamiento y la liberación de los cautivos. “Para proclamar buenas nuevas a los mansos” es equivalente a “a los prisioneros apertura de la cárcel”; y “vendar a los quebrantados de corazón” se complementa con “proclamar libertad a los cautivos”.

El versículo 3 continúa: “a ordenar que a los que están de duelo en Sión se les dé gloria en lugar de ceniza, aceite de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar de espíritu apesadumbrado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para que él sea glorificado”.[14] A los que estén de duelo por la pérdida de amados familiares les será dada una bendición especial; su pena será reemplazada con gloria, gozo y el manto de alegría. “Ceniza” se refiere a la práctica de sentarse en cenizas, vestido en cilicio, como una expresión externa del luto.[15] “Sión” como se usa aquí significa tanto un lugar del recogimiento espiritual en los últimos días como la Jerusalén justa de  los últimos días.[16]

La frase “árboles de justicia, plantío de Jehová” es una metáfora para el pueblo del convenio del Señor. La misma metáfora fue usada por el profeta Zenós, cuyas escrituras se hallaban en las planchas de bronce que Lehi y su familia llevaron al desierto cuando huyeron de Jerusalén. Las escrituras de Zenós se citan en varios lugares en el Libro de Mormón.[17] Debido a  este pasaje se hace evidente que Isaías también estaba consciente de este profeta hebreo antiguo. Zenós comparó a Israel, o el pueblo del convenio del Señor a través de las épocas de la tierra, a un olivo, cuyas ramas comenzaron a secarse. El Señor de la viña entonces quitó las ramas marchitas, injertando ramas de olivos silvestres para ocupar su lugar y llevando ramas cortadas del árbol original, para ser injertadas en olivos silvestres en varios lugares de la viña del Señor. El sabor del fruto de estas ramas injertadas variaba de bueno a amargo, con tendencia hacia lo amargo con el paso del tiempo. Finalmente, cuando todo el fruto había llegado a ser amargo, el Señor de la viña devolvió las ramas originales que Él había injertado por toda Su viña, las injertó otra vez en el árbol original y cortó las ramas silvestres, restaurando así el buen fruto y habiendo preservado las raíces buenas del olivo original.[18]

Las escrituras de Zenós fueron bien conocidas en la antigüedad a pesar de que están perdidas para el mundo moderno, excepto las partes citadas en las escrituras de otros profetas. El apóstol Pablo cita la metáfora de Zenós del olivo en su epístola a los Romanos.[19] Jacob resume: “Ahora bien, he aquí, mis hermanos, como os dije que iba a profetizar, he aquí, ésta es mi profecía: Que las cosas que habló este profeta Zenós concernientes a los de la casa de Israel, en las cuales los comparó a un olivo cultivado, ciertamente han de acontecer”.[20]

Las frases de Isaías  “aceite de gozo en lugar de luto” y “manto de alegría en lugar de espíritu apesadumbrado” no ocurren en ninguna otra parte de las Escrituras. Las frases son sinónimas, significando la restauración de alegría y felicidad, que iba a llevarse a cabo mediante la expiación del Señor Jesucristo. “Aceite” relacionaría al fruto del olivo en la metáfora de Zenós.

Los versículos 4 al 6 describen la reconstrucción de ciudades destruidas desde hace mucho tiempo. La reconstrucción física prevista es un símbolo para la edificación espiritual de Sión y la restauración del evangelio en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, superando así los efectos destructivos de apostasías que siguieron las dispensaciones anteriores. El versículo 4 comienza: “Y reedificarán las ruinas antiguas, y levantarán lo que antes fue desolado y restaurarán las ciudades asoladas, los asolamientos de muchas generaciones”. Lo que había sido asolado por muchas generaciones—el conocimiento del plan de salvación—sería restaurado en su plenitud.

El versículo 5 continúa: “Y habrá extranjeros, y apacentarán vuestras ovejas; y los hijos de los extranjeros serán vuestros labradores y vuestros viñadores”. Los que no son del linaje del convenio también hallarían cabida en la sociedad de Sión, realizando tareas físicas indispensables.

El versículo 6 declara: “Y vosotros seréis llamados sacerdotes de Jehová; se dirá que sois ministros de nuestro Dios; comeréis las riquezas de las naciones y en su gloria os jactaréis”.[21] Los descendientes de Israel servirán en llamamientos ministeriales; los del linaje del convenio disfrutarán de las riquezas acumuladas por las naciones del mundo. Los que no son del linaje del convenio harán trabajos físicos, librando así a los del convenio para que hagan la obra del ministerio.

Los versículos 7 al 9 describen la recompensa prevista para los arrepentidos quienes se reunirían en Sión. El versículo 7 comienza: “En lugar de vuestra vergüenza, tendréis doble porción; y en lugar de deshonra, se regocijarán en sus heredades; por lo cual, en sus tierras poseerán doble porción y tendrán gozo eterno”. el Gran Rollo de Isaías presenta “…en lugar de deshonra, os regocijaráis en vuestras heredades; por lo cual, en vuestras tierras poseeráis doble porción y tendráis gozo eterno”.[22] En reconocimiento a la vergüenza y persecución que habían aguantado, a los que se reúnan en Sión se les recompensará el doble en bendiciones y tendrán gozo eterno.

El versículo 8 continúa: “Porque yo, Jehová, amo la justicia, aborrezco el robo para holocausto; por tanto, fielmente les daré su recompensa y haré con ellos convenio sempiterno”. El Gran Rollo de Isaías presenta “…os daré vuestra recompensa y haré con vosotros convenio sempiterno”.[23] “Justicia”, como se usa aquí, significa “equidad”.[24] Otros significados hallados en las escrituras de Isaías incluyen el juicio social,[25] la retribución,[26] el buen razonamiento,[27] y un sistema justo de leyes.[28] La frase “aborrezco el robo para holocausto” puede referirse a Jesús echando del templo a los que compraban y vendían mercancías y moneda.[29]

El versículo 9 concluye: “Y la descendencia de ellos será conocida entre las naciones, y sus retoños en medio de los pueblos; todos los que los vean reconocerán que son descendencia bendita de Jehová”.[30] El Gran Rollo de Isaías presenta “Y vuestra descendencia será conocida entre las naciones, y vuestros retoños en medio de los pueblos…”.[31] El mundo reconocerá a quienes posean el sacerdocio, ejerciéndolo en justicia, entre los recogidos de Sión.

Los versículos 10 y 11— junto con los primeros nueve versículos del capítulo 62—son una canción de salvación, expresada por Isaías.[32] El versículo 10 comienza: “En gran manera me regocijaré en Jehová; mi alma se alegrará en mi Dios, porque me vistió con vestiduras de salvación, me cubrió con manto de justicia, como a novio me atavió y como a novia que se adorna con sus joyas”. El Gran Rollo de Isaías presenta “…como a novio me atavió como un sacerdote…”.[33] Isaías alaba al Señor por haberle proporcionado las bendiciones de la salvación. Las “vestiduras de salvación” y el “manto de justicia” significan las ordenanzas del templo y los convenios que estarían disponibles para los justos. También, estas frases son una metáfora para representar al Israel justo, tal como una novia para Jehová en Su Segunda Venida.

Jeffrey R. Holland da testimonio solemne de que el amor de Dios es para con todos:

“Testifico que ninguno de nosotros es menos preciado o menos valorado por Dios que otro. Testifico que Él ama a cada uno de nosotros: a cada cual con sus inseguridades, afanes, imagen de sí mismo y todo. Él no mide nuestros talentos ni nuestro aspecto; Él no mide nuestra profesión ni nuestras planeaciones. Él aclama a cada corredor y hace saber que la carrera es en contra del pecado y no de unos contra otros. Sé que si somos fieles, habrá vestiduras de salvación hechas perfectamente a la medida, listas y en espera de cada uno, ‘ropas. . . emblanquecid[as] en la sangre del Cordero’”.[34], [35]

El versículo 11 concluye: “Porque como la tierra produce su renuevo, y como el huerto hace brotar su semilla, así Jehová el Señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones”. Isaías alaba al Señor por causa del establecimiento de la  rectitud predicha en los últimos días entre todas las naciones y el cumplimiento de profecías concernientes a la redención del pueblo del Señor.

Los versículos 10 y 11 contienen un quiasma:

A: (10) En gran manera me regocijaré en Jehová; mi alma se alegrará en mi Dios,
B: porque me vistió con vestiduras de salvación, me cubrió con manto de justicia,
C: como a novio me atavió
C: y como a novia que se adorna con sus joyas.
B: (11) Porque como la tierra produce su renuevo, y como el huerto hace brotar su semilla,
A: así Jehová el Señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones.

El mensaje de este quiasma es que el Señor derramará grandes bendiciones sobre los justos recogidos de todas las naciones. “En gran manera me regocijaré en Jehová; mi alma se alegrará en mi Dios” se complementa con “Jehová el Señor hará brotar justicia y alabanza delante de todas las naciones”.

Notas


[1]. Donald W. Parry, Harmonizing Isaiah [La Armonización de Isaías]: Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS) [Fundación para Investigación Clásica y Estudios Mormones] en Brigham Young University, Provo, Utah, EE.UU., 2001, pág. 233.
[2]. Véase 1 Corintios 15:29.
[3]. Véase Doctrina y Convenios 124:29; 127:6; 128:16.
[4]. Véase Isaías 34:2-8; 63:1-3; Doctrina y Convenios 1:13-14; 97:6; 133:46-51.
[5]. 3 Nefi 21:20-23.
[6]. Lucas 4:18-19.
[7]. Lucas 4:21; see Isaías 6:10, su respectivo comentario y apostilla.
[8]. Mateo 5:4; 3 Nefi 12:4.
[9]. Isaías 29:18
[10]. Doctrina y Convenios 138:42; véase también Doctrina y Convenios 138:31.
[11]. Doctrina y Convenios 138:18-19.
[12]. Doctrina y Convenios 76:73-74; véase también Doctrina y Convenios 88:99.
[13]. Doctrina y Convenios 128:22.
[14]. Los versículos 2 y 3 contienen un quiasma: el año de la buena voluntad de Jehová/los que lloran/los que están de duelo/gloria/ceniza/luto/espíritu apesadumbrado/plantío de Jehová.
[15]. Véase Isaías 58:5; Mateo 11:21.
[16]. Véase Isaías 3:16; 49:14; 51:3, 11; 52:1; 60:14; 66:8.
[17]. Véase Jacob 5:1-3. Véase también 1 Nefi 19:10-12, 16; Alma 33:3, 13-15; 34:7; Helamán 8:19; 15:11; 3 Nefi 10:16.
[18]. Véase Jacob 5:1-77.
[19]. Véase Romanos 11:17-24.
[20]. Jacob 6:1.
[21]. Los versículos 5 y 6 contienen un quiasma: Extranjeros/los hijos de los extranjeros/sacerdotes de Jehová/ministros de nuestro Dios/las naciones/en su gloria.
[22]. Parry, 2001, pág. 234.
[23]. Parry, 2001, pág. 235.
[24].  Véase Isaías 1:21; 53:8; 56:1; 59:9, 11, 14, 15.
[25]. Véase Isaías 1:17; 5:7; 42:4; 59:8, 15.
[26]. Véase Isaías 1:17; 3:14; 4:4; 34:5.
[27].  Véase Isaías 1:17; 28:7; 40:14, 27; 42:3; 59:8.
[28]. Véase Isaías 1:17; 51:4; 54:17.
[29]. Véase Mateo 21:12-13.
[30]. Los versículos 6 al 9 contienen un quiasma: sacerdotes de Jehová/las naciones/vuestra vergüenza, tendréis doble porción/yo, Jehová, amo la justicia/aborrezco el robo para holocausto/fielmente les daré su recompensa/las naciones/descendencia bendita de Jehová.
[31]. Parry, 2001, pág. 235.
[32]. Victor L. Ludlow, Isaiah: Prophet, Seer, and Poet [Isaías: Profeta, Vidente, y Poeta]: Deseret Book Company, Salt Lake City, Utah, 1982, pág. 506-507.
[33]. Parry, 2001, pág. 235.
[34]. Apocalipsis 7:14.
[35]. Jeffrey R. Holland, “El otro hijo pródigo”, Liahona, Julio de  2002, pág. 69-72.

Esta entrada fue publicada en Capítulo 61 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s